La premisa nos enseña que los mejores trabajadores hacen las mejores empresas. Por esta razón, resulta importante formar un excelente equipo de trabajo que colabore en alcanzar los objetivos de tu empresa, pero ¿cómo identificas a los mejores empleados para tu negocio? Las entrevistas son un instrumento valioso para reclutar el personal adecuado, pero entrevistar es casi un arte y la mayoría de preguntas que hacen las empresas no generan buenos resultados.

De hecho, un reciente estudio realizado por la organización Aberdeen Group,  determinó que en el mejor de los casos tan solo el 62% de las contrataciones que hicieron las empresas en un año cumplió con las expectativas iniciales. En el peor de los casos,  solo el 17% de los empleados contratados cumplió con los objetivos de la compañía. Esto se debe a que la mayoría de las empresas enfoca sus entrevistas de trabajo en conocer la formación académica, experiencia o habilidades adquiridas por los potenciales empleados, pero estos no son los únicos requisitos necesarios para que una persona tenga éxito en su desempeño laboral.

Ciertamente, los empleados deben tener ciertas capacidades y formación profesional, pero además de ser capaces de hacer el trabajo, ellos deben querer hacerlo, estar dispuestos a aprender, adquirir compromiso con los objetivos de la empresa, saber trabajar en equipo y adaptarse a los lineamientos culturales y valores de la compañía. Un empleado que no encaja con la cultura de la empresa afecta directamente el rendimiento de los demás trabajadores y del negocio. Entonces, como punto de partida, si quieres trabajar con los mejores, un requisito indispensable es que encaje con la cultura empresarial de tu negocio.

Los negocios más exitosos y con los mejores empleados utilizan preguntas clave para identificar a los colaboradores más alineados con la empresa y su cultura. En este artículo te ofrecemos cinco preguntas que no pueden faltar para lograr una entrevista exitosa.

  1. Háblame de una ocasión en qué reconociste un problema que estaba fuera de tus obligaciones y lo resolviste sin que te lo pidieran. Esta pregunta ayuda a conocer el nivel de compromiso de los candidatos con los objetivos de la empresa y su iniciativa para resolver situaciones. Un empleado que solo trabaja en el área específica que le corresponde, demuestra poco interés por los resultados generales de la empresa. En cambio, si el empleado ha buscado colaborar en otros departamentos es una pieza clave para el éxito de tu negocio. Además, demuestra que es capaz de trabajar en equipo hacia objetivos en común.
  2. ¿Cuándo fue la última vez que rompiste las reglas para cumplir con tu trabajo y cuál fue el resultado? Esta pregunta se enfoca en conocer si el solicitante es una persona pasiva que se mantiene en su zona de confort o se atreve a innovar en las responsabilidades que le corresponden. Las empresas exitosas buscan empleados que afrontan nuevos retos, asuman riesgos y creen ideas innovadoras para ofrecer un mejor servicio al cliente y tener un mejor desempeño.
  3. ¿Te gusta leer? ¿Qué libro estás leyendo? Por lo general, las personas que leen son creativas, siempre están buscando mejorar y aprender cosas nuevas. Este hábito es un buen síntoma de que el aspirante es curioso y está dispuesto a aprender y adaptarse a los lineamientos de tu negocio.
  4. ¿Cómo te diviertes? Lo que las personas hacen en su tiempo libre habla mucho de sus intereses, lo que está dispuesta a hacer solo por placer, sin esperar alguna recompensa monetaria. Alguien que dedica la mayor parte de su tiempo a la rutina laboral resulta ser poco interesante y con pocas expectativas de crecimiento personal y profesional. Además, las actividades extra reflejan su capacidad de organización.
  5. ¿Qué cambiaría de nuestra empresa? Con esta pregunta se puede medir el nivel de conocimiento que tiene un candidato sobre el negocio al que aspira formar parte y su manera de ver las debilidades de la empresa. La respuesta ideal es aquella que no solo identifica el problema sino que también ofrece soluciones. Busca a personas que hablen 5% del problema y 95% de la solución.

El arte de entrevistar no consiste en conocer la experiencia laboral de los aspirantes, sino en descubrir cómo su experiencia encaja con los valores y la cultura empresarial de tu empresa.