En el mundo de los negocios existe un alto grado de estrés debido a los cambios bruscos de estrategias y circunstancias. Permitirse un grado de estrés podría incrementar la productividad en una tarea determinada cuando se realiza por un periodo de tiempo específico, sin embargo, una vez alcanzada la meta si los niveles de estrés se mantienen o aumentan aparece entonces la ansiedad, entre otros síntomas del estrés.

Existe una ley llamada “La ley de Yerkes-Dodson” la cual se encarga de explicar la relación entre productividad y estrés a través de una simple “U” invertida. Según esta ley, la productividad aumenta mientras aumenta la actividad del cuerpo (estrés) hasta un punto máximo, a partir de dicho punto el aumento de estrés provoca el empobrecimiento y disminución de la productividad. Por lo tanto, cuando el estrés no es prolongado resulta inofensivo. El cerebro humano necesita un estímulo para poder activarse y accionar, por eso son necesarias las emociones, pero la clave está en manejarlas teniendo control de las mismas. Según la Dra. Elizabeth Kirby, el estrés intermitente estimula el cerebro generando el crecimiento de nuevas células responsables del aumento y mejora de la memoria.

El estrés tiene efectos diversos en la salud. El estrés aumenta los riesgos de enfermedades cardio-vasculares, puede generar altos niveles de depresión, obesidad debido a la ansiedad y lo más dañino: disminuir el rendimiento cognitivo. Cuando el estrés crece y se torna intenso puede provocar falta de concentración, cansancio crónico, irritabilidad, dolores de cabeza, alteraciones del sueño, incluso puede afectar la vida sexual del individuo.

A continuación detallaremos algunas estrategias para el manejo del estrés mencionadas por el Dr. Travis Bradberry, coautor de Inteligencia Emocional 2.0 y Presidente de TalentSmart. Según Bardberry, las personas con un alto nivel de desempeño son aquellas que poseen un gran control de sus emociones en circunstancias estresantes. Estas personas:

1) Se toman un momento para apreciar y agradecer lo que han hecho bien. Las personas que cultivan una actitud de gratitud experimentan un mejor estado de ánimo, aumentan su energía y su bienestar físico.

2) Pasan menos tiempo preguntándose “¿y si?”. Una situación puede fluir en distintas direcciones pero se pierde tiempo preocupándose por las infinitas posibilidades. Es mejor tomar medidas que se adapten a la situación.

3) Mantienen el cerebro ocupado con pensamientos positivos. Los pensamientos positivos ayudan a que el estrés sea intermitente. Cuando las cosas van mal, se detienen un momento y buscan pensar en algo positivo que ha ocurrido en su día, por más pequeño que eso sea. Si no consiguen nada positivo en su día actual, piensan en el día anterior o quizás en algún evento próximo que les genere alegría. La idea es escoger ese pensamiento positivo para cuando los pensamientos negativos regresen a molestar.

4) Se desconectan de la tecnología para liberar estrés. Buscan un tiempo específico para olvidarse del teléfono móvil y otorgarle al cerebro un descanso de esa fuente generadora de estrés. Para dar este paso, ejecute esta acción en los momentos en que usted cree que será menos contactado. Poco a poco los demás se irán acostumbrando a que en ese periodo de tiempo de ese día especifico usted no estará disponible porque estará dándose un tiempo para sí mismo.

5) Eliminan la cafeína porque esta es un disparador de adrenalina. La adrenalina mantiene al cerebro excitado y este comienza a buscar respuestas poco racionales ante las situaciones de estrés.

6) Duermen para obtener mayores niveles de inteligencia emocional. Al dormir el cerebro entra en un estado de recarga, esto permite una mayor lucidez al día siguiente y por ende un mayor rendimiento físico y emocional.

7) Se toman un tiempo para respirar. Escogen su espacio silencioso en el cual sólo puedan entrar ellos y tienen seguridad de que no serán perturbados. Toman conciencia de la respiración, inhalando y exhalando. Esto los ayuda a aclarar la mente. Y liberarse.

8) Si una situación resulta sobrecogedora, buscan apoyo en individuos que consideran están dispuestos a ayudarlos. Hablar de las preocupaciones disminuye el estrés y les otorga una nueva perspectiva de la circunstancia.

Los anteriores consejos pueden parecer simples pero el verdadero reto está en identificar el momento adecuado para utilizarlos. Inicie aplicando un par cada día y sorpréndase con el poder que tiene un buen manejo del estrés para tener un desempeño sin límites.