Quizás ha pensado que la meditación no tiene nada que ver con el mundo de los negocios; tal vez puede sonar un poco “oriental” y “hippie”, pero ese pensamiento es incorrecto. Cada vez más, altos ejecutivos de exitosas compañías invitan a practicar la meditación como una forma de cambiar su vida, la de sus equipos de trabajo y la de sus negocios. De hecho, una de las formas más efectivas de combatir el estrés propio del mundo empresarial actual es la práctica de la meditación.

Algunos líderes mundiales de la talla de Steve Jobs cofundador de Apple, Bill Gates fundador de Microsoft y la famosa presentadora de televisión y empresaria Oprah Winfrey, han reconocido los maravillosos beneficios de este hábito. En el caso de Jobs, mantuvo una amistad durante décadas con un maestro Zen, a quién además valoró como “asesor espiritual” de Apple.

De acuerdo al New York Magazine, Jack Dorsey cofundador de Twitter y Square, admitió que se levanta a las 5:30 de la mañana para meditar y realizar ejercicios. Por su parte, Guillaume Gauthereau creador de Sequoia Lab, dijo en una entrevista: “Mis hábitos matutinos incluyen meditar durante 20 minutos. El lugar y tiempo ideal para hacerlo es temprano por la mañana antes de prender cualquier aparato electrónico”.

Los beneficios de la meditación tanto en el plano personal como corporativo han sido comprobados por la neurociencia y gigantes que van desde Google, General Mills, Ford hasta las más importantes empresas de Silicon Valley. En Google, el programa de meditación “Search Inside Yourself”, ha aleccionado a más de 1000 empleados en este arte. En Twitter y en Facebook se celebran sesiones de meditación en la oficina para maximizar la concentración en el trabajo.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad George Mason y la Universidad de Illinois reveló que estudiantes que habían meditado antes de presentar una evaluación obtuvieron una mejor calificación en comparación con los que no habían meditado previamente. Una vez más, queda demostrado cómo la meditación ayuda a mejorar la concentración y las funciones cognitivas.

El “mindfulness”, es decir, la concentración plena, tiene su origen hace más de 2.500 años en la tradición budista. El término ha sido traducido al español como “atención plena” y se refiere a la capacidad que tiene el cuerpo y la mente de sincronizarse totalmente en un instante de la realidad presente.

El “mindfulness” no sólo le permite gestionar mejor el estrés sino que también le puede ayudar a convertirse en una persona de alto rendimiento. Entre los beneficios de habituarse en esta práctica estan: tener mayor claridad mental para tomar mejores decisiones, potenciar su capacidad para gestionar los cambios con efectividad, mejorar habilidades como la empatía, la comunicación y la generación de confianza, desarrollar su liderazgo personal y la seguridad en sí mismo e incrementar su capacidad creativa e innovadora.

Si usted desea ingresar en el mundo del “mindfulness” y obtener los resultados que han experimentado los hombres más exitosos del mundo, sólo necesita tomar cada día varios minutos para concentrarse, diez minutos pueden ser un buen comienzo. La meditación se debe realizar en un espacio tranquilo y silencioso que le permita tranquilizar su cuerpo y mente y de esta forma entrar en un estado meditativo en el que pueda conservar la unión entre el cuerpo y la mente.

Existen muchas técnicas para aprender a meditar, una de las principales es la concentración en la respiración, esta debe ser profunda. La respiración será su principal punto de foco. El momento del día más recomendado es temprano por la mañana pues le permite iniciar el día con mucha más energía. No obstante, también lo puede hacer en la noche antes de dormir o en un momento de tensión en la oficina.

Sea parte usted también de este hábito que ha ayudado a los más importantes ejecutivos a llevar una vida más tranquila, saludable y sosegada en el contrastante mundo de ocupaciones y agotamiento físico y mental al que están expuestos los líderes sin límites.