No hay ninguna fórmula mágica para que tus ventas siempre sean exitosas, lo que sí podemos compartir es la forma en cómo hacerlas, qué detalles cuidar para llevar tu negocio por el rumbo que deseas.

Un negocio no se mantiene sin ventas, hay muchas claves dentro del proceso de ventas, aquí te presentamos algunas de ellas:

LA OPORTUNIDAD: la puedes identificar como una necesidad insatisfecha en un cliente potencial. Otro ejemplo pudiera ser una buena vitrina de una tienda, hace que tu cliente sienta atracción y decida entrar. De esta manera hay una invitación implícita para entrar en contacto y generar la oportunidad de presentar tu producto o servicio.

AMAR LO QUE SE HACE: disfrutar el momento de transmitir tus conocimientos y sugerencias para el beneficio de quienes te consultan, efectuando cada contacto con alegría, cordialidad y profesionalismo, dejando de lado las circunstancias personales por las cuales se atraviese en el momento.

MANTEN LA MENTALIDAD DE VENDEDOR: las ventas no sólo se hacen de manera convencional en tu lugar de trabajo, también suman los acercamientos en eventos sociales o lugares públicos donde encuentres oportunidades que las generen. Es importante tener contigo información adicional que puedas dejarle a tu potencial cliente, como folletos y tarjetas de presentación.

ARGUMENTAR LLEVA A UN CIERRE PARCIAL: cada paso en la argumentación de la venta debe llevar a tu cliente querer tener el producto. Una vez sepas sus necesidades o problemas, lograrás presentar argumentos de manera personalizada, de manera que el cliente sienta que es en definitiva el producto que él estaba buscando.

ANALIZA RESULTADOS: aprovecha cada encuentro con tus clientes, de ahí obtienes experiencia y lecciones que podrás utilizar en futuras negociaciones. Lo que haya pasado o no durante la negociación hay que tomarlo en cuenta, tanto aciertos como errores. Preguntas como: ¿Lo hice bien?, ¿qué pude haber hecho mejor?, finalmente ¿qué resultados obtuve?

MANTÉN EN ALTO TUS EXPECTATIVAS: al cerrar cada mes te darás cuenta qué tan cerca estuviste de tus metas. Si no las cumples, es el momento de revisar tu estilo de trabajo y buscar cómo hacerlo diferente, mejorar o perfeccionar. Acepta los errores cometidos, para aprender de ellos y superarlos. Al ir cumpliendo cada vez tus propias metas fíjate mayores retos para desarrollar mejores y más grandes negocios.

Cada aspecto mencionado es importante, la falta de uno o más de ellos no será impedimento para vender bien, y el cumplimiento de todos tampoco es garantía de éxito, pero probablemente los resultados serán más satisfactorios para aquellos que sí los apliquen. Lo interesante de todo es que cada clave forma parte de un proceso, que podrás ir perfeccionando para que forme parte de tu día a día.

¿Qué estás haciendo para que las ventas en tu negocio sean exitosas?, ¿tienes alguna clave que pueda ser útil a otros empresarios como tú?