Los empresarios prestan mucha atención a los elementos tangibles y económicos de sus negocios que les permiten lograr gestiones exitosas, pero descuidan temas como la cultura empresarial, los valores de sus empleados y la comunicación interna de su empresa. Obviar aspectos tan importantes como lo es la cultura empresarial influye de manera negativa en los resultados obtenidos en tu negocio. Por eso, debes saber la importancia de definir la cultura que rige tu empresa y lograr ambientes más agradables que desarrollen el trabajo en equipo y potencien el alcance de objetivos en común.

El éxito empresarial no implica únicamente alcanzar niveles increíbles en ventas, conquistar nuevos clientes y aumentar tus ingresos. De hecho, este éxito puede ser realmente un fracaso cuando el ambiente de trabajo es tenso, negativo, dominado por la desconfianza, la mala comunicación y los empleados estan descontentos, y solo se mantienen trabajando por la necesidad de ser remunerados. Una de las claves de los negocios exitosos es poder contratar a las mejores personas de la industria, esto solo es posible si la cultura es sana y atractiva para los colaboradores.

El término cultura empresarial u organizacional se refiere a los valores, hábitos, costumbres y patrones que comparten los miembros de tu empresa y que de cierta forma orientan el comportamiento cotidiano de los trabajadores. Muchas empresas sin percatarse crean una cultura empresarial que limita el potencial de los empleados, impidiendoles dar lo mejor de sí en su desempeño, genera ambientes pesados y tensos y los aleja de sus metas.

La cultura es mucho más que un concepto empresarial, es lo que define tu empresa. Por eso, si la cultura de tu empresa está alineada con los objetivos, los empleados comparten esta cultura y tú te esfuerzas por transmitirla a todos los miembros; entonces la experiencia laboral será única y podrás lograr las metas de tu negocio de forma más eficiente.

Pensando en este concepto, si te pidiéramos que definieras tres valores de la cultura de tu empresa, ¿cuáles escogerías? Ahora, si le preguntáramos a alguno de tus empleados tres palabras que definan tu negocio, ¿cuál crees que sería su respuesta? Si las respuestas a estas primeras preguntas no te complacen, entonces deberás empezar respondiendo algunas preguntas como: ¿Cuál es la cultura que quieres que haya en tu empresa? ¿Cómo quieres que la empresa sea vista por otros? ¿Cómo quisieras que los empleados se relacionaran entre sí? Este es el primer paso para empezar a mejorar la cultura empresarial de tu negocio.

También, es fundamental contar con la opinión de tu equipo. Así que, no olvides preguntarles ¿Qué mejorarían de tu empresa? ¿Cómo quisieran ser vistos? ¿Qué les haría sentir parte de la empresa? No puedes cambiar algo sino sabes qué es lo que debes mejorar. Por eso, debes tomar un tiempo valioso para evaluar estos aspectos antes de realizar acciones concretas.

De acuerdo a una investigación realizada por la consultora internacional Randstad, el principal elemento, con un 69% de relevancia, que perjudica la cultura de tu negocio es la actitud y los valores de tus empleados. Con respecto a este punto, una solución es establecer un plan de reclutamiento alineado a la cultura, los objetivos y los valores de tu negocio. También, puedes crear programas de capacitación para empleados actuales en que se les explique los valores que persigue tu empresa. Asimismo, no temas despedir a alguien si detectas que no demuestra interés en alinearse con la cultura de tu empresa.

Los elementos que construyen la cultura son únicos para cada empresa. No obstante, existen algunos puntos clave en los que las compañías que estén trabajando para mejorar su cultura empresarial deberían enfocarse. Por ejemplo: crear relaciones de confianza fuertes, cultivar altos niveles de responsabilidad, generar programas de recompensas. Recuerda que modificar la cultura empresarial es un proceso; así que, requerirá esfuerzo, iniciativa y sobre todo tiempo.

Un claro ejemplo de una empresa que ha experimentado el éxito empresarial a través de su ejemplar cultura empresarial lo encontramos en la empresa de ventas online estadounidense Zappos. Esta tiene ventas anuales de 1.000 millones de dólares en zapatos y otros artículos de vestir. Su fundador refiere el éxito de su negocio a la cultura empresarial con las siguientes palabras: “En 2003 pensábamos que éramos una empresa de calzado que ofrecía un gran servicio al cliente. Hoy pensamos en Zappos como una marca con un gran servicio al cliente que casualmente vende zapatos”

Zappos busca crear consumidores fieles a su marca y no se guía por sus intereses económicos o expectativas de conquistar un mercado. Lo logran creando un ambiente en el que todos los empleados se sientan parte de la compañía y compartan la pasión que mueve a sus dueños, el servicio al cliente.

Además, Zappos intenta crear y mantener la cultura empresarial de su negocio contratando a empleados que compartan los mismos valores de la compañía. Es tan importante esto para Zappos, que a los nuevos candidatos les ofrecen 2.000 dólares si declinan la oferta de Zappos en el proceso de reclutamiento. Es una forma de constatar que la persona que se queda en la empresa tiene el deseo sincero de trabajar por objetivos, más que por dinero.

Muchas empresas redactan los valores que desean distingan a su empresa, pero son pocas las que en realidad se comportan tomando en cuenta dichos valores. Tu empresa puede ser parte de las pocas que están marcando la diferencia. Mueve tu negocio con valores que te distingan de la competencia.