Todos los emprendedores tienen una expectativa de libertad e independencia financiera cuando deciden establecer sus propios negocios, pero la mayoría de las veces esos planes se ven frustrados por no definir claramente qué tipo de empresarios quieren ser. Robert Kiyosaki en su libro El Cuadrante del Flujo del Dinero nos explica que la principal razón por la que tu negocio y tu vida no se están acercando a lo que esperabas se debe a que no estás en el cuadrante indicado.

En este artículo veremos que cada cuadrante representa a cada una de las distintas personas de negocios que plantea Kiyosaki: Empleado, Autoempleado, Dueño de Negocio e Inversionista. Conocerlos e identificarlos te ayudará a responder a la pregunta ¿sobreviviría tu negocio un año sin ti?

El primer cuadrante (E) define a los Empleados. Su negocio radica en ofrecer su tiempo y esfuerzo por dinero. Por lo general, laboran dentro de una compañía donde si no trabajan no reciben pago. Cercano a este cuadrante, se encuentran los definidos como Autoempleados (A) que son aquellos que tienen pequeñas y medianas empresas propias. Aunque no tienen jefes y por ser dueños de sus propios negocios se supone que tienen menos limitaciones en sus horarios, no es así porque sus negocios son totalmente dependientes de ellos. El día a día de su empresa demanda la mayor parte de su tiempo. Estos dos primeros conceptos perciben ingresos lineales, es decir, a mayor tiempo invertido, mayor ingreso.

La mayoría de los dueños de pymes no tienen un negocio sino un empleo propio. Lo que los ubica en el cuadrante de “Autoempleados”. Si religiosamente cada mañana el “empresario” no se levanta a abrir su negocio, llamar a sus clientes, contactar a los proveedores y llevar la administración de la empresa, posiblemente ese negocio no existiría. Aunque tienen personas que trabajan para ellos, estos no cumplen los objetivos sin su supervisión.

El cuadrante (D) representa a los Dueños de Negocios. Ellos tienen como objetivo construir negocios sistemáticos que funcionen independientemente de quién los esté operando. Todos los procesos que sigue su empresa son repetibles por otros para producirles ganancia.

Otro modelo de negociante es el Inversionista, ubicado en el cuadrante (I). Ellos invierten en las ideas de otros. Es decir que a través de sistemas creados por otros obtienen ganancias sin límites de espacio y tiempo.

Estos dos últimos conceptos dados por Kiyosaki son los que experimentan libertad financiera, pues no trabajan por dinero sino que el dinero trabaja para ellos. En pocas palabras, si tu negocio requiere de tu presencia para poder percibir ganancias significa que estás limitando dramáticamente tus ingresos.

¿Cómo saber en qué cuadrante está tu negocio? Definitivamente, si tu empresa no sobreviviría más de un año sin ti es síntoma de que necesitas moverte de cuadrante.

El primer reto para dejar de ser Autoempleado y convertirte en Dueño de Negocio es lograr que la operación de tu empresa no dependa de ti sino de procesos de trabajo establecidos y documentados. Por eso, es recomendable crear un manual de operaciones en el que se reflejen los métodos, pasos para operar tu negocio y especificaciones que cada miembro de tu equipo debe seguir cuando tú no estés. Toma en cuenta desde la fabricación, cada nivel en el proceso de venta, hasta la actitud y cultura empresarial de tus empleados. Básicamente, la idea es automatizar todos los procesos con el propósito de separarte cada vez más de tu empresa y que esta continúe generando ganancias.

Asimismo, es sumamente importante contar con un equipo de empleados en el que puedas confiar que cada uno de ellos cumplirá con los objetivos de las áreas que les corresponden. Los verdaderos Dueños de Negocio se rodean de excelentes empleados que incluso son capaces de hacer un trabajo igual o mejor del que ellos mismos podrían hacer. Establecer el perfil del empleado que requiere el sistema que ideaste, es fundamental para poder reclutar a los trabajadores que necesita tu empresa.

Por su parte, los KPI´s o indicadores claves de rendimiento permiten monitorear el progreso de tu empresa en áreas específicas. Por ejemplo, te pueden ayudar a identificar variables clave que necesitas desarrollar para pasar del cuadrante de Autoempleado a Dueño de Negocio. Algunos de los indicadores a los que debes prestar atención son: costo por cliente adquirido, margen neto por producto, volumen de venta por empleado, utilidad operativa de la empresa. Considera también si el manual de operaciones contempla la recoleccion de la informacion relevante para obtener los indicadores clave.

No seas esclavo de tu propio negocio, sistematiza tu empresa. Crea un negocio sin límites, un negocio que opere sin ti y te ofrezca incontables ganancias mientras tú disfrutas de libertad financiera y personal. Muévete de cuadrante, mueve tu negocio.